Opinión: Antes de leer a Nietzsche

16298792_10208164253124145_1352627517334886976_n.jpg

Un libro es inútil, y el otro quizás… no lo sea tanto. Se han escrito libros, dado conferencias y realizado cursos sobre la utilidad o inutilidad de la filosofía, es decir, la importancia de ella misma. Cuando conocí a Borges creí que este era un filósofo, cuando Borges Leyó a Schopenhauer pensó que era un poeta,  así le sucedió a Savater con Cioran, a Pizarnik con Holderling quien vio en el la mayor revelación filosófica del siglo, y cuando yo leí a Nietzsche también lo pensé como un poeta -cabe decir que existe todo un gremio que ve tan solo a Nietzsche como un poeta-, e igual me sucedió con Pascal, Wittgenstein, Seneca, Ciceron, Dogen, Camus y otros -como distintos teólogos- que solo leí por placer literario,  por otro lado hay filósofos como Smith, Marx, Rousseau, Aristóteles, Saussure, que son menos etéreos, menos dados a esta confusión que abordan nuestra realidad desde un punto de vista más inmediato, que no se discuten si hacen filosofía o literatura, sino, si lo suyo es filosofía, política, economía o lingüística, y aunque esto no los hace más filósofos -ya que a la final no importa quién sea más filosofo o que sea o no sea la filosofía-, pero si los hace ser más útiles, porque hay que estar atentos al mundo y sus cosas, no perdernos en las torres de marfil, como Heidegger que hablaba del ser y del tiempo en plena segunda guerra mundial, o como aquellos que discutían en una mezquita el sexo de los ángeles mientras invadían Constantinopla, y es que así, es la vida del joven, quien antes de leer a Nietzsche, le recomiendo: estar documentado en el asunto de las drogas, y el sexo, en el cuidado de su higiene y su imagen, por favor… no intentar emular al pordiosero de Diógenes, y por favor, no está de más también aprender a ligar, que la chica que te gusta no se la lleve otro.

Anuncios

La música no significa nada

Notas musicalesCuando se habla de música se suele hablar de cualquier cosa menos de música, por lo general nos centramos en la historia de sus estilos, compositores e intérpretes, así como en los chismorreos entorno a los conciertos, o la evolución de sus instrumentos, también utilizamos frases tales como “el lenguaje del alma o la expresión de nuestros corazones” y si alguien nos preguntase de que va cierta pieza, decimos que esta trata sobre: “La muerte, la soledad, el amor, la camaradería o la amistad, un drama familiar o la ruptura de una relación” y no, nada de esto tiene que ver con la música, ella como ente abstracto, nunca trata, ni va sobre, sencillamente es “el arte de los sonidos y el silencio”. Su significado -si es que existe tal- no se halla en el en sí, sino en el para sí, siendo en el tiempo pura forma sin ningún contenido, en tanto que solo sirve para expresarse a sí misma, y cualquier contenido que le buscásemos seria extra o para musical, no musical en sí.