Opinión: Antes de leer a Nietzsche

16298792_10208164253124145_1352627517334886976_n.jpg

Un libro es inútil, y el otro quizás… no lo sea tanto. Se han escrito libros, dado conferencias y realizado cursos sobre la utilidad o inutilidad de la filosofía, es decir, la importancia de ella misma. Cuando conocí a Borges creí que este era un filósofo, cuando Borges Leyó a Schopenhauer pensó que era un poeta,  así le sucedió a Savater con Cioran, a Pizarnik con Holderling quien vio en el la mayor revelación filosófica del siglo, y cuando yo leí a Nietzsche también lo pensé como un poeta -cabe decir que existe todo un gremio que ve tan solo a Nietzsche como un poeta-, e igual me sucedió con Pascal, Wittgenstein, Seneca, Ciceron, Dogen, Camus y otros -como distintos teólogos- que solo leí por placer literario,  por otro lado hay filósofos como Smith, Marx, Rousseau, Aristóteles, Saussure, que son menos etéreos, menos dados a esta confusión que abordan nuestra realidad desde un punto de vista más inmediato, que no se discuten si hacen filosofía o literatura, sino, si lo suyo es filosofía, política, economía o lingüística, y aunque esto no los hace más filósofos -ya que a la final no importa quién sea más filosofo o que sea o no sea la filosofía-, pero si los hace ser más útiles, porque hay que estar atentos al mundo y sus cosas, no perdernos en las torres de marfil, como Heidegger que hablaba del ser y del tiempo en plena segunda guerra mundial, o como aquellos que discutían en una mezquita el sexo de los ángeles mientras invadían Constantinopla, y es que así, es la vida del joven, quien antes de leer a Nietzsche, le recomiendo: estar documentado en el asunto de las drogas, y el sexo, en el cuidado de su higiene y su imagen, por favor… no intentar emular al pordiosero de Diógenes, y por favor, no está de más también aprender a ligar, que la chica que te gusta no se la lleve otro.

Anuncios

Traduzione: Alda Merini – Aforismi

Alda merini.jpgForse dentro al vento è rimasto qualcosa del tuo amore

Tal vez dentro del viento se mantuvo algo de tu amor



Così spero che qualcuno bussi alla porta,

e non solo il vento
Tan solo espero que alguien llame a la puerta,
y no sea solamente el viento.


Amare un giovane è come sfidare Dio

Amar a un joven es como desafiar a Dios


Quando sorge il sole mi pento amaramente di non avere peccato

Cuando sale el sol lamento amargamente no haber pecado


Si va in manicomio per imparare a morire.

Se va a un manicomio para aprender a morir


Io mangio solo per nutrire il dolore.

Solamente como para nutrir el dolor


Dormivo, e sognavo che non ero al mondo.

Dormi y soñe que no estaba en el mundo


Sono stanca di sentirmi inventare.

Estoy cansada de sentirme inventada


A volte mi slego per motivi di salute.

A veces me desato por motivos de salud.
Textos en italiano: Alda Merini
Traducción al español: Rafael Velazquez

Recomendación Músical: Manuel de Falla

 

Quisiera aprovechar la ocasión del natalicio del compositor español Manuel de Falla, para recomendar su obra impresionista más importante: Noche en los jardines de España, obra a la cual en mi otro blog le dedique un texto especial.

Manuel de falla

El piano al igual que el sujeto pierde todo protagonismo -y sin intención de recuperarlo-  se nos convierte en un elemento pasivo, que solo puede estar al servicio del arrebato orquestal exhalado por la partitura en que Falla transcribe su impresión de los jardines -en la plenitud de la noche-. – Noche en los jardines de España-

 

En lo personal, Falla no es un compositor cualquiera -No lo recomendaría si así fuese-,  es uno de esos músicos que tengo cabecera, de esos que me han acompañado de cierta forma, y a quien aprecio por encima de Rodrigo, Granados y Albeniz.

 

El Judio Errante

El Judío Errante

Judio Errante

Judio Errante

La parusía, tal es el nombre con que se le conoce a la segunda venida de Cristo, suceso —siempre próximo— que esperan ansiosamente no solo los cristianos sino a la par alguien que maldito por Cristo vaga en peregrinación por todo el orbe, desde hace más de dos mil años, y a quien la leyenda le conoce como “El Judío Errante“.

Algunos han escrito que la leyenda antisemita de este hombre es una mera metáfora de la diáspora judía, sin embargo la ficción —más popular y a mi parecer con mayor valor literario—  nos habla de un guardia llamado Catafito quien al ver salir a Cristo del pretorio de Poncio Pilatos lo saco a empujones para que así este apurase su paso, a lo cual el Mesías, volviendo el rostro, respondió: “El Hijo del Hombre se va, pero tú esperarás a que vuelva“, desde ese momento Catafito quedo maldito con la inmortalidad.

Se conoce poco o nada de su vida pasada antes del hecho, pero existe un antiquísimo relato —que la historia ha deformado— donde se nos narra parte de lo que sucedió después. Catafito quien no creía que Jesús era el Mesías, vivió y envejeció con las mismas tranquilidades e inquietudes con que envejecía cualquier hombre de la época, hasta percatarse de ser el único que quedaba de ella —su época— su esposa había muerto, sus amigos habían muerto, sus hijos habían muerto, y ahora lo cuidaban sus nietos,  a quienes su vejez y una especie de enfermedad —desconocida— en la piel les causaba repulsión.

Avergonzado por la insana peste de sus llagas, Catafito abandono a sus nietos y conciudanos, para irse a refugiar en una cueva, donde el día antes de la centuria de sus años, imploro —con delirio— la muerte al Señor. El intenso malestar físico, hizo de aquella noche, la peor de sus noches, hasta que alcanzada la medianoche todo el dolor ceso, y cerrando al sueño sus parpados creyó morir en aquel instante, sin embargo el horror le sobrevino al despertar rejuvenecido, con la misma apariencia que tenía al ser maldito por Cristo.

Sobre aquella enfermedad se comenta que es cíclica y puntual.

——

Rafael. Velazquez L.

Persifal y Wagner

0,,5634288_4,00La mítica -y dudosa- mañana de un Viernes Santo de 1857, el compositor alemán Richard Wagner siente en el aire el germen de la ópera “Parsifal” la historia del caballero iluminado por la compasión, drama sacro que tardaría 25 años -por abandono- en completar.

Para la elaboración del libreto musical Wagner no se basaría en la historia “Perceval ou le Conte du Graal” (primera historia en mencionar al caballero y al grial, escrita por el francés Chrétien de Troyes) sino en la postera épica “Perzival” de quien le era más cercano, el bávaro Wolfram von Eschenbach donde Persifal no se enamora, no folla ni conoce a su amada Blancaflor -porque no meter la polla te hace más santo- cuestión que descarga la caballeresca de Troyes de su romanticismo y nos sumerge -o abandona- de principio a fin en aspectos religiosos como la búsqueda de la redención personal, la compasión por las heridas de Amfortas, el lamento de Kundril, el cuenco y la lavada de los pies, el tema de la eucaristía, el de la fe y la elevación espiritual -siendo prefigurado este por Franz Liszt en la cantata de la catedral de Estrasburgo- cuyo tratado musical de Wagner -conmovería mi corazón y- sacaría de quicio a Nietzsche, marcando un final a la desgastada amistad entre el filósofo y el compositor.

Rafael Velazquez

¿Qué nos dice la poesía?

GentequeleePoesiaLa poesía no tiene por qué decirnos algo, y el saber esto nos deja en claro la inutilidad de buscarle significado a cada verso, de cada poema que se nos cruce… muchos no nos dirán nada, y ello no disminuye su valor, ya que su superficie es la parte más extensa de ella misma, y el ejercicio del quehacer poético, no es más que la búsqueda de una estética en el lenguaje. Aunque un poema cuyo contenido nos haga reflexionar o nos conmueva, hace también de este parte de su estética.

¿Qué es la poesía?

poesia2becquer

No digáis que de asuntos falta enmudeció la lira… blablablabla.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía… eres tú.

No, ella no es poesía, ni usted ni yo somos poesía, olvídate de Bécquer, de corazones batallando, y de una humanidad que no sabe a dónde camina. Acúsenme de anti-romántico, pero ella no está en dos miradas que se cruzan, ni está en Kachaturian, ni en Picasso. La naturaleza de la poesía, solo reside en la palabra, siendo la literatura -sin chamullos, sin misticismos, y sin florituras que confundan- el arte de la palabra, y la poesía es el género literario donde priva la forma sobre el contenido, en tanto que el elemento de mayor valor en cualquiera de las formas del arte, es la estética.